En estos días Málaga se encuentra en su semana grande, con el permiso de la Semana Santa: la Feria. En Andalucía es ya casi imposible encontrar una localidad que no cuente con este tipo de celebración. Entonces ¿cuándo surgió la Feria de Málaga y con qué motivo?

La mayor parte de las ferias en España surgían de ferias de ganado. La primera feria reconocida en Andalucía fue la del municipio sevillano de Mairena del Alcor, que data del año 1441, y que se considera la “madre” de las ferias andaluzas. En ella se juntaron los objetivos comerciales de las ferias ganaderas con el objetivo lúdico y festivo, sentando las bases de lo que hoy son las ferias en esta comunidad. 

En Málaga encontramos el origen de la actual Feria en aquel entonces. El 19 de agosto de 1487 los Reyes Católicos toman la ciudad en la Reconquista, trayendo la Virgen de la Victoria a la ciudad. Es entonces cuando se aprueba conmemorar con una fiesta popular de carácter anual este acontecimiento, cuya celebración se fijó en el 15 de agosto (Día de la Asunción de la Virgen). Años más tarde se traslada de nuevo al 19 de agosto, día de San Luis.

Una feria para salir de la crisis.

Sin embargo, la Feria de manera oficial surge en el año 1887, cuando una crisis económica azota la ciudad por la fuerte desindustrialización que se vivía en esa época. En ese año se celebraban los 400 años de la Reconquista de los Reyes Católicos de la ciudad de Málaga. Esto, unido a la necesidad de generar una nueva actividad económica que reavivara la ciudad, llevaron a autoridades y algunos ilustres a proponer que se hiciera una celebración especial aquel año. La Feria de Agosto surge ese año con una triple finalidad: representar el momento histórico de la reconquista, conmemorar la llegada de la Virgen de la Victoria, y generar actividades lúdicas y festivas para todas las clases populares que vinieran desde toda España. Se decide celebrar una romería al Santuario de la Virgen de la Victoria, patrona de Málaga, convirtiéndose en la romería urbana más antigua de España. Por otro lado, se realiza un desfile que conmemore la entrada de los Reyes Católicos en la ciudad. Así, los actos del IV Centenario de la Reconquista de Málaga se celebraron durante casi 15 días. Aunaban festejos taurinos, dianas, bailes populares, regatas, conciertos e incluso fuegos artificiales. Para financiarlos se hizo una colecta pública, donde se recaudaron casi 60.000 pesetas.

Desde entonces la celebración se conserva hasta la actualidad, evolucionando como el resto de ferias de nuestro país. Hoy en día la Feria de Málaga se abre con la romería de la Virgen de la Victoria, y se cierra con el desfile de la Reconquista. Además, Málaga es la ciudad de las dos ferias:  la feria de día en las calles del centro de la ciudad, y la feria en general en el Real de la Feria situado en el Cortijo de Torres. Los biznagueros impregnan la ciudad de olor a jazmín, el vino dulce invade las calles y los bailes y vestidos de flamenca completan una tradición que atrae cada año a miles de personas a la capital de la costa del sol.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This