Hoy los fogones españoles se enfrentan a la cocina marroquí. Sazonada con ingredientes procedentes de la cultura bereber, árabe y mediterránea, se trata de una cocina única en la que a la sencillez se le une la combinación de los sabores salados y dulces, y un uso intensivo de las especias y condimentos. Con motivo del tercer enfrentamiento del mundial gastronómico, comparamos tres platos marroquíes con tres españoles.

Harira –  Gazpacho

Resultado de imagen de hariraResultado de imagen de gazpacho

La harira es el plato más popular en Marruecos. Es la sopa del Ramadán, que coincide en la época en la que en España empezamos a tomar gazpacho. Su combinación de ingredientes, no obstante, la convierte en una sopa de la que se puede disfrutar en cualquier época del año. Lleva verduras, cereales, legumbres y un poco de carne, una combinación de ingredientes que la colocaría en la cima de cualquier pirámide nutricional.

 

Pastela – Empanada gallega

Resultado de imagen de pastelaResultado de imagen de empanada gallega

La pastela es considerada uno de los grandes logros de la cocina marroquí y un clásico en la gastronomía de este país, aunque hoy en día se puede degustar en cualquier país. Consiste en un tipo de hojaldre hecho con pasta fina rellena tradicionalmente con carne de paloma, aunque hoy en día la receta ha evolucionado y se hace a base de pollo, ternera picada o marisco; siempre combinado con cebolla, almendra molida, agua de azahar y especias. Su sabor es curioso ya que mezcla el dulce con el salado, debido a que al final se espolvorea con canela en polvo y azúcar glas, lo que produce una sensación diferente a lo que estamos acostumbrados.

 

Por otro lado, en España tenemos la empanada gallega, hecha tradicionalmente de bonito y pimientos. Un plato que ha pasado a ser a un aperitivo nacional fácil de encontrar en cualquier provincia.

 

Cous Cous – Migas de sémola

Resultado de imagen de cous cousResultado de imagen de migas semola

El Cuscús es un plato originario del norte de África, y en los últimos años se ha introducido en nuestra dieta mediterránea. Se elabora a partir de sémola de trigo duro, uno de los cereales más consumidos a nivel mundial, junto al arroz y el maíz. El cuscús es muy rico y versátil, como el arroz o la pasta, y se puede combinar prácticamente con cualquier otro alimento ya sea verdura, carne o pescado. Algunos muy característicos de este plato magrebí son la calabaza, las uvas pasas y las judías.

 

El plato español más parecido al cuscús podrían ser las migas de sémola de trigo. Es una variación granadina de las clásicas migas de pan duro. Los ingredientes que acompañan a la sémola son los que hemos utilizado toda la vida en el plato de migas: pescado, carne, morcilla, melón o chocolate.

 

Esperamos haberte dado alguna idea para añadir a tu repertorio de cocina árabe. ¿Cuál es tu receta favorita?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This