El Salón es el paseo más amplio de Granada, que ha vivido multitud de reformas hasta convertirlo en la vía emblemática que es hoy. De una de esas épocas data una curiosidad histórica a la que debe su nombre.

El origen

 

Situémonos en la Granada de hace un siglo. Por aquel entonces Puerta Real se conocía como Acera del Casino, en referencia a una sala de juego que se encontraba en las actuales inmediaciones del Teatro Isabel la Católica. Allí se reunía parte de la aristocracia granadina en sus momentos de ocio, y después de probar suerte eran habituales las sesiones de baile improvisadas en el mismo recinto, que no era demasiado grande. Esto propició la construcción de un Salón de Baile pocos metros más allá, junto al Puente Romano. Y es que aquel lugar para bailar era la biblioteca del Salón que conocemos hoy en día.

 

La Alameda

 

Fue el colofón perfecto para un paseo que llevaba siglos en continuo cambio desde la Granada musulmana y que la burguesía del siglo XIX quiso convertir en un icono de la ciudad. Era una época en la que estilo afrancesado de las vías estaba a la vanguardia de Europa y el salón de baile proporcionó la identidad que buscaba la burguesía para “la Alameda” (el antiguo nombre del Paseo del Salón); hacerla un bulevar arbolado de ambiente romántico que fuera el paseo más amplio y hermoso de Granada.

 

Imaginen una larga vía, tan ancha que cincuenta coches pueden pasar por ella de frente, teniendo a ambos lados otras vías pequeñas, bordeadas de largas hileras de árboles enormes que forman a una gran altura una inmensa bóveda verde, tan compacta que no deja pasar un rayo de sol, y a los dos extremos de la vía central, dos fuentes monumentales, de las cuales manan grandes chorros de agua que se descomponen en fina y vaporosa lluvia: entre las dos vías, riachuelos cristalinos y en el centro un jardín de rosas, mirtos y jazmines con surtidores

 

El Paseo del Salón descrito por el escritor viajero Edmundo d’Amicis, 1872.

 

El Arquitecto

 

El salón de baile fue construido por el arquitecto especializado en palacios Ángel Casas, que también fue el maestro de obras de otros edificios palaciegos muy singulares en Granada, como el Banco Hispano Americano (el emblemático edificio que hace esquina entre Gran Vía y Reyes Católicos) y el palacio de los Müller, también en Gran Vía.

 

¿Conocías la historia del Salón? Hoy, el casino es un teatro y el salón de baile una biblioteca, pero sus nombres han permanecido en el callejero como parte de la identidad granadina. Si te ha gustado, ¡compártelo en nuestras redes sociales!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This