Vivimos rodeados de supersticiones y los alimentos no son ajenos a este mundo de magia y misterio. En este artículo enumeramos algunas costumbres antiguas que han llegado a nuestros días influyendo en nuestro comportamiento… por si acaso.

 

Derramar vino, buen destino, derramar sal, mala señal

 

Es posible que la superstición de la sal comenzara cuando era un ingrediente muy caro y se usaba como método de pago (de ahí el término ‘salario’). Entonces se decía que la sal cegaba al diablo y era común verterla en las ventanas antes de una visita para asegurar la buena suerte a los invitados, además de evitar a toda costa derramarla en la mesa.

 

Por contra… quien tiene abundancia de vino lo derramará en alguna ocasión, lo que es símbolo de buen porvenir.

 

 

 

 

Al filo de la sospecha

 

Si no queremos tentar a la mala suerte siempre habrá que tener cuidado con la posición del cuchillo en la mesa. Nunca deberá apuntar al vecino al sostenerlo en la mano o mientras descansa entre plato y plato. Estos gestos eran malinterpretados antiguamente y provocaban discordia entre los invitados…

 

¡Salud! Pero con agua no

 

Esta superstición es la más extendida entre los españoles y sus orígenes no son contemporáneos. En la antigua Grecia brindaban con agua para simbolizar el transcurso que hacían los difuntos sobre el río Lete, uno de los ríos del Inframundo. Por este motivo el hecho de brindar con agua ha llegado a nuestros días como una llamada al mal augurio o a la mala suerte… hasta el punto de hay estudios que dicen que el 75% de los españoles evitan brindar con agua.
 


 

Cuando ves una barra de pan al revés…

 

Poner el pan boca abajo es una fea costumbre que se evita en todas las mesas del mundo. El origen de esto reside en nuestro país vecino, Francia, durante la época de las revoluciones. Por aquel entonces los verdugos estaban extremadamente mal vistos por toda la sociedad, hasta el punto de que solo se podían casar entre ellos porque no se les aceptaba en ningún sector de la sociedad, salvo la burguesía. Para diferenciar a los verdugos en ambientes cotidianos, los panaderos adoptaron el truco de servirles el pan boca abajo, para que quedaran identificados ante toda la mesa. De ahí que a nadie le guste ver una barra de pan del revés en nuestros días…

 

Cómo no servir el vino

 

Volvemos a las supersticiones relacionadas con el vino, y es que una de las bebidas con más historia y tradición difícilmente podía quedarse fuera de este mundo de misterios y magia. Lo primero a evitar al servir vino es hacerlo con la mano izquierda; esto significa un gesto de traición. Tampoco se debe servir con la palma de la mano hacia arriba ni ser los primeros en darle un trago si lo hemos servido nosotros. También es recomendable evitar alzar la mano izquierda cuando estamos en medio del brindis (esto sí es una superstición moderna).

 

¡Ah! Y dicen que soñar con uvas negras trae lágrimas a quien lo hace…

 

¿Te ha gustado? A nosotros nos encantan las muchas creencias e historias que hay en torno a la mesa. Puedes comentarnos qué supersticiones conoces en nuestra publicación de Facebook.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This