Han pasado muchos años desde que se puso en práctica la primera plataforma de Realidad Aumentada, y más aún desde que se pusiera en práctica la Realidad Virtual, allá por 1957 (bautizada por aquel entonces como experiencia teatral). Si aún no encuentras diferencias entre ambas, te podemos decir que la R.V. se centra en el entretenimiento, transportando al usuario a un mundo que no se corresponde con el entorno, mientras que la R.A. modifica el entorno visible para añadirle elementos gráficos, y además del entretenimiento, se centra fundamentalmente en la información. Hoy en día los gigantes tecnológicos cuentan con un fuerte proyecto de R.A. como camino a seguir. ¿Quieres saber cómo se llegó a la era de la Realidad Aumentada? Empecemos por el principio…

 

 

Una tecnología que empezó en los 50

 

Corría 1957, hace ya 60 años, cuando un director fotógrafo llamado Morton Heilig inventaba la primera máquina relacionada con el mundo virtual. La llamó Sensorama, un dispositivo que reproducía “experiencia teatral” mediante la reproducción de

sensorama-tavolaimágenes 3D acompañadas de color, sonido, vibraciones y hasta viento y olores. Por increíble que parezca, el invento no consiguió financiación empresarial y a día de hoy permanece como una curiosidad del mundillo virtual. No deja de ser la primera noción del mismo, que sesenta años después ha roto moldes en el mundo del consumidor y de la empresa. Años después, en 1973, se inventa el primer casco de Realidad Virtual, que ya no requería de un dispositivo tan grande para ponerla en práctica, y poco a poco se fue abriendo paso en el mundo empresarial. No sería hasta 1990 cuando apareciera la primera referencia al nombre Realidad Virtual. Desde 1995 y durante toda la década siguiente tuvieron lugar los primeros intentos de insertar RV en dispositivos habituales en la población; teléfonos móviles, consolas portátiles, navegadores web… cuando, en plena consolidación de la Realidad Virtual y de las cámaras de buena calidad en casi todos los dispositivos, a alguien se le ocurrió que si un aparato podía crear un mundo virtual, también sería posible añadir elementos virtuales al entorno ya existente.

 

En plena consolidación de la RV y las cámaras de los móviles, a alguien se le ocurrió que si era posible crear una Realidad Virtual desde cero, también lo sería añadir elementos virtuales al entorno visible. Así nació la Realidad Aumentada.

 

Con el nuevo milenio llegó la nueva tecnología: en el año 2000 se presentó ARQuake, la primera aplicación de Realidad Aumentada. Era un juego de aspecto más primitivo que los que se llevaban por aquel entonces, pero presentaba la gran novedad de poder ser jugado en un entorno real. Aquello ya prometía bastante.

 

ARQuake, año 2000

 

La década siguiente estuvo caracterizada por un lento avance de la RA (mientras su antecesora, la Realidad Virtual, terminaba de consolidarse mediante las gafas). El mayor avance fue el poder insertar la RA en los navegadores web, llevando esta tecnología al público de forma casi definitiva. Llegó el primer golpe sobre la mesa: Google presentó en 2012 sus archiconocidas Google Glasses, que a pesar de que el público recibiera el proyecto con los brazos abiertos, nunca llegaron a cuajar en su primera versión. Mientras el gigante desarrollaba su segunda versión, Niantic sacó al mercado el juego que supuso el gran boom de la Realidad Aumentada: Pokémon Go. El resultado final de la Realidad Aumentada aún estaba lejos del consumidor final, pero las grandes empresas ya habían comprobado que este era el camino a seguir.

 

pokemon-go-boom-ra

Pokémon Go, año 2016

 

De los juegos a la información

 

Las grandes empresas ya sabían todo lo que necesitaban para establecer una hoja de ruta que pasara por la Realidad Aumentada. Mark Zuckemberg (Facebook) dice que es la siguiente gran plataforma. Satya Nadella (Microsoft), que es el ordenador perfecto. Tim Cook (Apple), que es la mejor idea tras el smartphone.

 

En la actualidad ya están planteadas una multitud de funciones que utilizan esta tecnología para hacernos la vida más fácil. Los manuales de instrucciones van a quedar obsoletos en favor de la R.A. insertada en los dispositivos. Si las gafas ya son una realidad, los cascos de realidad aumentada no se quedan atrás.

 

 

Desde que Google implementara la segunda versión de sus Glasses enfocada a la utilidad empresarial, el invento parece haber resucitado a manos de las empresas, que han encontrado una nueva forma de trabajar caracterizada por la eficiencia. Las HoloLens de Microsoft siguen par a par la carrera al gigante de la información, de hecho, parece que van un poco por delante y han sido los primeros en ofrecer su plataforma a instituciones de peso como la policía, que ya lo consideran un punto de inflexión en la historia de la misma.

 

 

 

¿Qué no podrá hacer la Realidad Aumentada en un futuro próximo? Los años de testeo y avance lento parecen estar quedando atrás y nos encaminamos día a día hacia un futuro en el que la información está más a mano y es más fácil de interpretar que nunca, lo que supondrá un avance sin precedentes. Si mientras termina de desarrollarse el futuro quieres comprobar cómo avanza el presente de la R.A., tan solo tienes que encaminarte a alguno de nuestros locales

 

¡Mantente al tanto de las redes sociales de Tavola News para enterarte de las novedades!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This