Con Halloween cada vez más extendido alrededor de todo el mundo, es buen momento para recordar las fiestas que siempre han tenido lugar en la península española antes de que se popularizara la fiesta anglosajona. Cada comunidad autónoma acostumbraba a tener unas tradiciones muy marcadas para celebrar el Día de Todos los Santos, en casi todas las castañas eran las protagonistas, y en las que no, disfraces, ofrendas florales y mercadillos han protagonizado el día de los difuntos hasta la fecha. ¿Quieres saber de dónde proviene el Halloween de hoy en día? Sigue leyendo…

 

 

Samhain, Galicia

 

 

Es la festividad más importante de la cultura celta, la que marcaba el año nuevo en el calendario y el cambio de estación, que se entendía como la muerte de un dios y el nacimiento de otro. Al coincidir con el fin de la cosecha, los celtas fueron los primeros en emplear los excedentes de calabaza y otros elementos oscuros como símbolo de este tramo del año y esto inspiró el actual modelo de Halloween en los países anglosajones.

 

El Samhain cuajó muy pronto en las islas británicas por la similitud entre las culturas celta y anglosajona. La popularidad de la calabaza como hortaliza, la falta de luz que propicia la celebración y el gusto por los elementos oscuros y el humor macabro facilitaron mucho la fusión de las dos tradiciones en una sola. Una vez consolidada en las islas, la “Gran hambruna de Irlanda de 1845” provocó la migración de gran parte de los irlandeses a Estados Unidos, llevándose gran parte de sus tradiciones consigo. Tuvieron que pasar alrededor de dos milenios para que esta fiesta ancestral se empezara a extender a lo largo del globo y recibiera el nombre de Halloween con el que se la conoce hoy.

 

Hay que recordar que la fiesta de Todos los Santos, de carácter católico, es muy posterior a esta festividad celta. Antiguamente se celebraba el día 13 de mayo, hasta que el papa Gregorio III la cambió de fecha al 31 de octubre para tratar de relevar al Samhain, que era una fiesta pagana que no concordaba con los valores de la iglesia.

Tosantos, Cádiz

 

En Cádiz cualquier excusa es buena para darle un aire de carnavales a una fiesta, y el Día de Todos los Santos no iba a ser menos. Resumido en “Tosantos”, los gaditanos se echan a los mercados disfrazando el género a la venta con atrezo más divertido que tétrico. Se podría decir que Tosantos es una fiesta conjunta al actual Halloween y que consiste en el “carnaval de los mercados”. Se celebran concursos a la mejor foto diferenciando las secciones carnes, pescados, frutas, verduras y varios.

 

Tosantos Fest, Cádiz

 

 

De forma genérica se celebran una multitud de catas, espectáculos de flamenco, de magia… y de forma específica, cada año se establecen temáticas gastronómicas para cada día de la fiesta. Para este 2017 se han programado una cata de cervezas y productos alemanes y otra de productos de Chiclana para el día siguiente.

 

Don Juan Tenorio, Madrid

 

Poco se sabe de la tradición que reúne la noche de Todos los Santos con la representación de la famosa obra de José Zorrilla. Quizá sea por las apariciones fantasmagóricas de la segunda parte de la obra, o quizá porque pocos pueblos se sienten tan identificados con un personaje de ficción como Alcalá de Henares con su Don Juan Tenorio. Sea cual sea la razón, en la Comunidad de Madrid ya es toda una costumbre la representación de la obra en teatros y calles durante el puente de los difuntos.

 

 

¡Cuál gritan esos
malditos!
Pero ¡mal rayo me parta
si, en concluyendo la carta,
no pagan caros sus gritos!

Don Juan Tenorio.

 

La Castañada, Cataluña

 

Como con casi todas las fiestas por esta época, las castañas son protagonistas en esta celebración catalana. La diferencia aquí reside en que la Castañada tiene un carácter más funerario que el resto de celebraciones del 31 de octubre, que poco a poco han ido adquieriendo una temática carnavalera. En Cataluña celebran este día bien entrada la noche, asando castañas comunitariamente mientras las acompañan de otros productos de temporada en la región como boniatos, butifarras y Moscatell. Además, los cementerios extienden su horario para facilitar las ofrendas florales a los difuntos.

 

Feria de Todos los Santos en Cocentaina, C. Valenciana

 

Aunque el nombre de la fiesta es de los más orientados al 1 de noviembre, curiosamente es la que más se aleja de la temática fúnebre. La Fira de Tots Sants en Cocentaina es la segunda más antigua de España (data de 1343) y tiene una temática medieval y agrícola, en contraste con las demás de España. Y hablando de contrastes, la maquinaria agrícola es la gran protagonista de la feria: tractores, coches, camiones y una gran cantidad de utensilios agrícolas de todas las épocas son objeto de exposición en uno de las zonas del recinto. Esto le da el estatus de franquicia a la feria y provoca que un gran número de visitantes se acerquen a la feria atraídos por las posibilidades comerciales que da de sí la misma.

 

 

El otro sector de la feria se destina a un enorme mercadillo gastronómico y artesanal, tematizado con el choque de culturas cristiana y árabe que tanta repercusión tiene en las festividades valencianas. También hay todo tipo de entretenimiento para niños y adultos, pero sobre todo es una gran oportunidad de comprar productos locales a muy buen precio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This