El “oro rosa” es un tipo de sal cuya disponibilidad está limitada a ciertas regiones del planeta, siendo su fuente principal las minas de Khewra, Pakistán, situada en los pies del Himalaya. Esta sal ha estado cubierta durante incontables años por una gruesa capa de hielo, por lo que se ha mantenido en un excelente estado de conservación. Se puede extraer de las rocas, donde se encuentra en forma de brillantes venillas blanquecinas o rosáceas, lo cual obliga a un proceso de extracción artesanal muy delicado donde no caben los procedimientos industriales.

 

tavola news sal rosa

 

La naturalidad de su origen preserva sus propiedades minerales, y hace que la fase de depuración que da lugar a la sal de mesa sea innecesaria. De esta manera se puede tratar y consumir tal y como la encontramos en la roca, lo que libera a la sal rosa de los agentes que comprometen la salud renal. Es por eso por lo que apreciamos la sal: porque es un mineral sólido que conserva las propiedades de la etapa que pasó en el agua, lo que se traduce en salud en nuestro organismo.

 

Por todo esto a la sal rosa se le atribuyen una multitud de propiedades médicas: es antihistamínica, antioxidante, mejora la circulación, regula el azúcar y la acidez en la sangre… Esto popularizó su comercialización, en forma de cristal o bien en productos que aprovechan las propiedades del mismo. Dichos productos son útiles y muy llamativos a la vista, pero ¿hasta qué punto influyen en la salud?

sal rosa tavola news

 

Planchas y lámparas de sal rosa

 

Esta sal adquiere su tono rosa y brillante por haber acumulado durante años la energía fotónica del sol, que la dota de propiedades sorprendentes. Hay quien dice (en su mayoría los vendedores de lámparas) que pueden ionizar el ambiente, provocando una mejora del bienestar. Esto se debería a que dichas lámparas son una fuente de iones negativos (los que abundan en la montaña, campo, mar…) en zonas de iones positivos, como suelen ser las urbes. Cabe destacar que este hecho no está demostrado científicamente… aunque sí bastante extendido.

 

Lo que sí es seguro es que los cristales de sal son un gran envoltorio para una bombilla, capaz de crear luz de ambiente adecuada a la sensibilidad del ojo. Hay que recordar que las pupilas son sensibles a los excesos de iluminación, a lo que solemos estar expuestos día a día. Quizá esa atmósfera tolerable para el ojo, sin más, sea lo que provoca esta sensación de bienestar.

 

sal rosa himalaya tavola news

 

Así como el cristal de sal rosa puede conservar la luz, no es de extrañar que pueda hacerlo con la temperatura. A alguien que era consciente de este factor se le ocurrió la genial idea de fabricar planchas de cocina hechas con un bloque de sal rosa. Estos bloques de sal tienen una apariencia y funcionamiento idénticos a los de una plancha eléctrica y son una forma perfecta de cocinar en su punto verduras, carnes y pescados. Incluso presentan unos niveles de antiadherencia mayores a los del teflón. Su mantenimiento es muy simple, y no son las únicas ventajas respecto a las planchas industriales:

 

sal rosa tavola news

 

  • Apenas desprende humos
  • Basta con pasar un estropajo metálico para limpiarla; no se aconseja usar agua
  • Puede usarse a la brasa o al horno
  • Es más higiénica que el teflón ya que la sal es un potente agente antimicrobiano

 

Eso sí; ¡no todo iban a ser ventajas! Al ser un bloque de sal tan grande, necesitan estar al fuego durante una hora antes de empezar a cocinar. Lo único que perdemos es rapidez, puesto que los cambios bruscos de temperatura podrían romper el bloque de sal como cualquier otra piedra. ¡Ah! Además, no se pueden usar lácteos sobre ella.

 

En definitiva, si te puedes permitir el lujo de dedicarle tiempo a cocinar, las planchas de sal podrían ser un utensilio más que bienvenido en tu cocina. Cuestan entre cuarenta y cincuenta euros en internet y lo cierto es que son el producto de sal rosa que mayor efectividad ha mostrado hasta ahora.

 

¿Cómo distingo la sal verdadera del Himalaya?

 

La sal rosa, como cualquier producto bonito y llamativo a la venta, ha intentado ser falsificada durante años. Nunca se ha bajado de la lista de alimentos alternativos para la salud más vendidos, por lo que a la hora de comprarla hay que andarse con pies de plomo. Lo primero a tener en cuenta es que es una sal que ha de importarse de Pakistán, por lo que nunca puede ser barata, ni la sal en cristales ni los productos derivados de ésta. Otro factor considerable es el color: las sales falsificadas pecan de ser de un rosa más oscuro que el original, que se consigue diluyendo hierro con agua y sal, lo que le da ese color característico. Un cristal de sal verdadero tendrá un tono más claro a la vista.

 

Si por el color o por el precio no somos capaces de distinguir la autenticidad de la sal, nos queda la prueba del agua: en caso de diluir un trozo de cristal en un vaso de agua, la sal falsa siempre dejará mucho más color en el agua que la auténtica.

Por último, queremos recordarte que la sal no es el único producto que tiene una alternativa en la naturaleza. Conoce en nuestro blog las ventajas de la estevia, el sustituto natural del azúcar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This