¿En busca de algún plan más económico que el clásico pack español de primera línea de playa? Si necesitas algo más barato o simplemente te apetece cambiar de aires este año, te proponemos planear tus vacaciones en un bien natural no tan conocido en España y con menos demanda como son las playas de interior. Una playa de interior puede ser cualquier acuífero que además cumpla con una serie de requisitos geográficos y recreativos. También pueden ser llamadas playas fluviales si el origen de estas es un río. Cuando la playa en cuestión es lo suficientemente buena, puede aspirar a la denominación bandera azul, que se le concede a las que superan un nivel de calidad en el que cuentan:

  • Calidad de las aguas de baño
  • Información y Educación ambiental
  • Gestión ambiental y Seguridad
  • Servicios e Instalaciones

Si la zona en cuestión cubre los cuatro requisitos, pasa a ser una playa oficial de cara al mundo turístico, con todo lo que ello implica a nivel de promoción, servicios, instalaciones… Es un título que se ha de renovar año a año, y actualmente contamos con cuatro banderas azules de interior en nuestro país; dos en el País Vasco, una en Galicia y una en Extremadura. ¿Tienes ya ganas de visitar alguna? Vamos a repasar las banderas azules y las que más se acercan a serlo:

  • Landa (Álava) 

Conocido como “la Playa de Vitoria”, es la parte noroeste del enorme embalse Ullibarri Gamboa, el mayor del País Vasco y que cumple una triple función de abastecimiento, mantenimiento del entorno y recreación. Lo veremos más adelante puesto que Landa no es la única playa de este embalse.

haypesca.blogspot.com.es

  • A Calzada (Pontevedra)

Dos motivos la hacen una de las playas interiores más especiales de nuestro país: aunque es un embalse, su naturaleza recuerda a una presa rocosa, coronada con una cascada y que está situada en un bosque de hoja perenne. El otro motivo que la hace única es ser la única bandera azul fluvial en España, por su naturaleza como ría.

 

Etapainfantil.com

  • Orellana La Vieja (Extremadura)

Es la playa que más tiempo lleva otorgando esta denominación, y sí, aunque parezca mentira una de las mejores playas de España está en Badajoz, concretamente en Orellana La Vieja. Y no solo es una playa; el embalse también deja accidentes geográficos propios de un entorno paradisíaco como islas independientes en medio del agua. ¿No es increíble?

 

  • Garaio Norte y Sur (Álava)

A pesar de que las magníficas playas de Vizcaya y San Sebastián quedan al lado, y como ocurre con Landa, no es imprescindible irse a las provincias costeras para disfrutar del verano en Euskadi. También en Álava se encuentran las playas de Garaio Norte y Garaio Sur, a tan solo 15 km de Vitoria. Se puede acceder mediante la conocida ruta verde que sale de Landa, transitable para peatones y ciclistas. Ambas playas están libres de equipamientos turísticos como bares u hostal, pero a cambio de eso se respira aún más tranquilidad y contacto con la naturaleza. Las dos orillas de las playas son la cara norte y sur del gran embalse Ullibarri Gamboa.

cadenaser.com

Aunque en castellano tenemos varias formas para nombrar a las diferentes zonas de playa interior, todas las existentes hacen referencia al lugar donde se almacena el agua, así que las podemos considerar sinónimos. Aún así, se diferencian por el grado de intervención humana en su construcción: el pantano es totalmente natural, igual que el lago (o laguna, de menos profundidad), pero estos no tienen la vegetación acuática propia de un pantano. Por otro lado, están los acuíferos que han sido provocados: el embalse, que se forma cuando se corta el origen del río (ya sea por intervención humana, por la de los castores o sedimentación) y finalmente la presa o represa, que son construidas.

A decir verdad, en España no tenemos ninguna diferencia entre pantano y embalse. Si tuviéramos que establecer una, sería el tiempo que llevan separados de su flujo de entrada, por eso en el pantano crece vegetación y en el embalse no tanta. Dicho esto, para hablar de playas interiores españolas nos fijaremos más en estas dos variedades de acuifero, aunque tenemos de todo. Algunos no tienen nada que envidiar a las mejores costas españolas, como vamos a ver a continuación:

  • Embalse San Juan, Madrid

Usado desde 1955 para abastecer Madrid de agua y electricidad, el pantano de San Juan ha sido un lugar clásico de veraneo entre los madrileños. Tiene unos 15 kilómetros de extensión, y se rodea de montañas que dotan al embalse de dos caras: la playa San Martín de Valdeiglesias por un lado y la Lancha del Yelmo por el otro, propia para la práctica de actividades deportivas en tierra y agua. Es el único embalse de Madrid en el que bañarse está permitido, así que como ya imaginaréis, es uno de los recursos naturales más preciados de la capital.

  • Lagunas de Ruidera, Ciudad Real

El parque natural de Ruidera contiene 16 lagunas que se extienden a lo largo de Ciudad Real y Albacete (una incluso forma parte de la frontera). Se disfruta de una perspectiva muy exótica gracias a las aguas cristalinas y la abundancia de árboles en la orilla, y tras un rato allí, solo las montañas de fondo nos recordarán que aún estamos en el interior de España y no en el Caribe. Este conjunto de lagunas presenta una particularidad geológica que en todo el mundo solo comparte con el lago Krka de Croacia: ser los únicos embalses producidos por la acumulación de carbonato cálcico.

Autor desconocido

  • Pantano de Iznájar, Andalucía

El río Genil se detiene en Iznájar para convertirse en el pantano más grande de Andalucía y el tercero de España. Se extiende a través de las provincias de Málaga, Córdoba y Granada. A pesar de haber sido construido en 1955, siempre ha recibido el nombre de pantano.

  • Embalse de Yesa, Navarra

Es el embalse de España con más actividad debido a la gran aportación hídrica de uno de los afluentes del Ebro, el río Aragón, que va desde Zaragoza hacia las montañas navarresas, por lo que también se le ha llegado a llamar el Mar del Pirineo. Su nivel es tal que está en continuo riesgo de desborde, por lo que su presa es una de las más importantes de España.

  • Lago de Sanabria, Zamora

Si te ha sorprendido saber que entre Albacete y Ciudad Real pueda haber un entorno paradisíaco, espera a que te contemos que Zamora tiene el mayor lago de origen glacial de Europa. Sí, en medio de Castilla y León se extiende un enorme acuífero que tuvo su origen en la edad del deshielo, al que ni siquiera los grandes lagos de Rusia o Finlandia (como el Baikal o) se pueden comparar, ya sea porque son más pequeños, o bien porque no son de origen glacial.

 

Al hacer un repaso a la península ibérica, es evidente que nuestro suelo ha ido adquiriendo una geología privilegiada desde la época de formación de los continentes… así que tendremos que aprovecharlo, ¿no? Ya que también somos los primeros de Europa en playas interiores, te animamos a encaminarte hacia la más cercana y disfrutar de unas vacaciones diferentes y más económicas que seguro que te harán repetir pronto.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo en tus redes sociales! Equipo de Tavola News

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This