Ahora que por fin, después de mucho dar vueltas para conseguir poner Tavola News en las mesas de los locales malagueños, nos hemos dado cuenta de una cosa: Lo cerquita que estamos, y lo diferente que hablamos la gente de cada ciudad. ¡Ni que nos hiciera falta un diccionario granaíno – malagueño!

¿Do yoy speak granaíno – malagueño?

Expresiones típicas de Málaga

Si vas por la calle Larios y de repente oyes: “corre chavea que ya etá aquí el cenachero, pero no te engorile vayamoh a que te pille un coche” ¿Sabes que has escuchado? ¿No , no…? Pues muy sencillo, traducción: correo niño que ya está aquí el vendedor ambulante de pescado pero ten cuidado que no te pille un coche.

Bien, pues cuando cambias de ciudad, y más si estás en Andalucía, así escucharás una tras otra, expresiones que ni te imaginarás de dónde han salido. Pero eso sí, ahí radica el encanto de nuestra tierra, que se note el ingenio del sur y las raíces milenarias que dan origen a expresiones como zagal, jábega o cenacho.

Donde fueres haz lo que vieres

Nada como mimetizarse con la cultura de una ciudad para entenderla y disfrutarla. No solo nos referimos a sus eventos, gastronomía o monumentos, también a sus palabras, cuanto más peculiares más evocadoras e imprescindibles.

¡Atento, ahí van las 16 palabras clave que todo granaíno y malagueño tienen en el top ten de su vocabulario!

Expresiones típicas granadinas

Lavincompae: del granaíno. Frase de asombro que viene de La Virgen, compadre. A esto se le llama economía del lenguaje.

Muerde vieo: Igual que el “lavincompae” granaíno pero en malagueño ¿Con cuál te quedas?

Estoy enmallao: Vale tanto como para Málaga como para Granada. Esta es clave para sobrevivir, significar tener mucha, pero mucha hambre, la frase original sería: tengo un hambre que me desmallo, pero claro, cuando hay prisa las palabras sobran.

Nacapacá: del granaíno. Acércate inmediatamente. La n del principio se tiene que sostener, para que sustituya al ven.

Pechá: del malagueño. Mucho de algo.

Panzá: del granaíno. Significa lo mismo que pechá, ¿El motivo de hacer referencia a esas partes del cuerpo? A saber.

Yoli o choni: del granaíno. Dícese de la persona poco discreta, que viste algo cantosa y que por lo general, no ha leído más libros que el de Conocimiento del Medio allá por los años noventa.

Piltra: del malagueño. Cama.

Mala fondinga: del granaíno, de mal humor, pero permanente. Ejemplo: ” Que mala fondinga tiene el colega ae”. El ae del final va de regalo.

Bocaná: Mientras que para el resto de España es tomar aire, en Málaga y Granada se entiende como soltar una tontería muy gorda que incluso da vergüenza ajena.

Ehtrozao: del malagueño. Estoy destrozado, muy cansado. Hay que reconocer que esta expresión es mucho más gráfica.

Hecho peazos: del granaíno. significa lo mismo que el “ehtrozao malagueño”, tú eliges.

Mitad doble: lo que espabila al universitario malagueño. Como sabrás, en Málaga tienen como cincuenta maneras de pedir el café, mientras que el granaíno se conforma con un “cafelico”.

Hacer el gato: del malagueño. Lo que en el resto del país se le llama dar gato por liebre, aquí la liebre se la comen.

Hacer la pirula: Lo mismo que lo anterior, pero en granaíno. También se puede encajar en el ámbito de la conducción, cuando das la vuelta donde no debes, etc.

¡Ahora a practicar!

Después de esta clase express del habla malagueña y granaína ya estás más que preparado para involucrarte con su gente, sus calles y su cultura más popular, que a fin y al cabo, es la que nos enamora cada día que pasa.

Y no te olvides, si te ha gustado este post comparte ¡No seas esaborío! (soso) 😆

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This