Nos gusta comer, y comer rico, eso es una realidad. Por muchas dietas fitness y cocina fusión que intente irrumpir en nuestra gastronomía, la mayoría de nosotros , cuando tenemos que decidir por un restaurante para salir o celebrar algo, al final siempre nos decantamos por el que mejor pone de comer. O sea, el que mejor cocina nuestros platos preferidos. Ahora que viene la Semana Santa, seguro que ya tienes algún que otro local fichado para disfrutar de la gastronomía típica, aunque te quedarás de piedra cuando te descubramos el origen de algunos de tus platos preferidos.

Un sabor, una receta y toda una historia

gastronomía española

Como todos los grandes inventos, no nos cansamos de decirlo, salen gracias al ensayo error y a las aportaciones de varias personas, o como en el caso de la gastronomía española, de varias culturas. Ya sé que ninguno nos ponemos a pensar en cómo llegó hasta nuestros días la deliciosa tortilla de patatas cuando estamos a punto de darle un bocado, pero ¿Por qué no? ¡Igual es más importante de lo que creíamos!

Como gustos colores, unos somos de dulce, otros de salado, pero todos igual de sibaritas 😋

¿De dónde viene tu plato preferido?

Tortilla española

La famosa y aclamada por todos tortilla española, surgió de casualidad, y es que algo tan bueno no se crea ni queriendo. Se dice que, allá por el Siglo XVIII, en el pueblo de Villanueva de la Serena (Badajoz), a raíz de la fuerte crisis y el gran “boom” de la natalidad, las clases sociales más humildes tenían que agudizar el ingenio para dar de comer a todos los miembros de la familia. De lo único que disponían eran de su ganado y huertos, que no siempre daban para tanto. Si embargo, en el pueblo supieron apañarse con lo que tenían y a falta de harina, que era un ingrediente caro; y huevos, que no había demasiados, mezclaron estos con patatas, que sí eran baratas y muy comunes entre los campesinos.Al cocinar este “potaje” en una sartén con aceiten, vieron que empezaba a tomar forma y tamaño, por lo que se convirtió en la comida por excelencia de los campesinos.

La torrtilla francesa también es española

Aunque parezca una contradicción esta es incluso más española que la de patatas, ya que surgió de la lucha contra los franceses en la Guerra de la Independencia. Durante el asedio de los franceses las patatas empezaron a escasear, por lo que se utilizó la misma técnica pero sólo con huevos.

Gazpacho

Si la tortilla de patatas era la reina de la gastronomía española, el gazpacho es el rey. Este plato es mucho más antiguo, tanto, que los romanos ya lo tomaban repanchigados en sus bacanales. Eso sí, nada que ver con el que conocemos hoy. Para empezar, ese gazpacho no llevaba tomate ya que no fue hasta el sgilo XVII cuando los españoles conocimos esta hortaliza.

El primero en hablar del gazpacho fue el poeta Publio Virgilio, en el siglo I a. C, describiéndolo como un majado de verduras, ajo y restos de pan. Igual no suene tan apetecible cuando sepas que su etimología viene de una palabra prerromana que significaba ‘residuo’.

Migas

migas

Admítelo, cuando ves que el de la mesa de al lado tiene migas, enseguida preguntas al camarero por ellas. Este manjar, aparentemente simple, viene del milenario potaje de trigo morisco, el tharid árabe. Este consistía en pan candeal majado, al que se le añadía líquido, grasa animal y productos cárnicos.  Con el tiempo, esta comida se hizo muy popular, llegando a la era cristiana en la que no tardaron en añadirle las delicatessen del cerdo.

Las migas y su faceta más pija

¿Tú también pensabas que las migas era una receta de campesinos verdad? Pues lo cierto es que las migas también tenían su versión para ricos allá por el Siglo XIII. En la época musulmana, esta comida era el anfitrión en todas las recepciones de los palacios nazaríes, ya que a diferencia del plato que conocemos hoy, requería de muchos ingredientes y una gran elaboración. Como derivados de las migas recomendamos probar las poleás, ¡También deliciosas!

Albóndigas

Albóndigas, que no “almóndigas”, son otras que nos han sorprendido con su origen. La palabra viene del término árabe “Búndiqa”, que es como llamaban a las avellanas. Para ellos, hacer bolas con la carne o el pescado era una de las mejores formas de conservarlos, aderezándolos con “sikbâg” , la conocida salsa escabeche, que gracias a la sal y el vinagre formaban una película aislante.

Arroz con leche

Arroz con leche

A ninguna comida que se precie le puede faltar el postre, y ya que la cosa va de recetas milenarias, vamos a hacer un pequeño homenaje al arroz con leche, ese que ahora en Semana Santa comeremos a todas horas.

Sabemos que el arroz llegó a España, una vez más, con los árabes, pero en realidad, nuestros vecinos de Europa Meridional ya lo llevaban tomando desde el año 800 A.C. En la Antigua Roma se tenía como un manjar de emperadores, solo que tampoco se hacía como lo hacemos hoy. Como curiosidad, decir que uno de sus ingredientes principales eran las pechugas de gallina y leche de cabra, algo que queda muy lejos de nuestros gustos actuales.

Ya en la Edad Media el arroz llegó a España y el arroz con leche sólo variaba en que en vez de con azúcar, se elaboraba con miel, puesto que hasta el siglo XVII no conocimos el azúcar de caña importado de América.

¿Todavía con hambre?

Esperamos no haberte cerrado mucho el apetito con algunas de estas curiosidades, porque lo que cuenta es que la gastronomía española es tan deliciosa como sana y variada. Si tú también te consideras un “love eater”, no lo dudes y visita nuestros Locales tavoleros en Granada y Málaga, te esperan con las recetas más sabrosas y las mesas más divertidas 😋

¡Y no te olvides de compartir con tus amigos si te ha gustado nuestro post!

María Herrera Vico, Tavola News.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This